El origen de las extensiones de pestañas

Gran parte de la moda y el estilo moderno tiene una larga e interesante historia. El maquillaje, el cuidado del cabello y los trucos de belleza se remontan siglos atrás y han sido una parte de la sociedad mucho más tiempo de lo que la mayoría de la gente piensa. La historia de las extensiones de pestañas es especialmente interesante, y se remonta más lejos de lo que la mayoría creemos.

Las extensiones de pestañas en el Siglo XIX

La idea de alargar las pestañas como una forma de mejorar la apariencia no es nueva. Si bien todavía no se había desarrollado una técnica para hacerlo en el momento, muchos libros y publicaciones sobre moda a finales del siglo XIX aconsejaban sobre la forma de alargar las pestañas. Métodos aconsejados en aquel momento incluían cortar los extremos de sus pestañas para fomentar un mayor crecimiento. Otros métodos de tratamiento decían que para mejorar el crecimiento había que usar una pomada y el lavado de las pestañas con una mezcla de hojas de nogal y agua. En 1882 se publicó en la prensa que los residentes de París habían comenzado a coser pelos en sus párpados para crear pestañas postizas. Esta dolorosa precursora de extensiones de pestañas también apareció publicada en 1899 en la prensa escocesa.

Las extensiones de pestañas en el siglo XX

En 1902 un famoso peluquero e inventor llamado Karl Nessler patentó un método en el Reino Unido para tejer las pestañas artificiales y las cejas. En 1903 ya estaba vendiendo las pestañas artificiales en su salón de belleza en Londres. En los Estados Unidos la patente para las pestañas postizas se llevó a cabo por la canadiense Anna Taylor en 1911. Sin embargo, como muchas otras cosas, sería la cultura popular la que condujo a un uso más generalizado de las extensiones de pestañas falsas. En 1916 el director de cine D. W. Griffith estaba trabajando en su película Intolerance y quería que la actriz Seena Owen tuviera las pestañas largas y hacer destacar sus ojos. Hizo uso de pestañas postizas que eran cabello humano tejido a través de un material de gasa fina.extension4

 

A medida que mejoraron las técnicas de pestañas postizas se volvieron muy populares entre el público en general en los años 30 y otra vez en la década de los 60. La pestaña falsa original dio forma a diseños más avanzados, tales como pestañas de racimo que fueron utilizadas para espesar áreas específicas de las pestañas. El estilo de la década de los años 60 fue descarado y atrevido con un toque exagerado para el estilo general de la época.

Las extensiones de pestañas en el siglo XXI

En el siglo XXI métodos más avanzados de extensión de pestañas comenzaron a usarse. A diferencia de las pestañas artificiales anteriores, éstas son mucho más precisas. Se dice que fueron desarrolladas en Corea en los primeros años de la década del 2000 (basadas en técnicas antiguas) estos métodos alcanzaron un uso generalizado en 2004, siendo muy usados por celebridades y estrellas del cine que favorecieron su popularidad.

Las extensiones de pestañas modernas se componen de pelos individuales unidos a las pestañas existentes con un adhesivo de grado médico. Estas extensiones de pestañas vienen en una amplia variedad de estilos, colores y materiales. Los materiales incluyen cabello humano, seda sintética, poliéster y pieles de visón de Siberia. Las extensiones actuales son ligeras, cómodas y mucho mejores que las de los antiguos métodos que vimos en el pasado.

Como se puede ver las extensiones de pestañas tienen una historia interesante. Se usan técnicas que mejoran día a día. Desde los métodos antiguos que utilizaban diseños muy primitivos, pasando por las pestañas más efectivas pero todavía de aspecto falso en la década de los 60, a las pestañas de peso ligero y con estilo del siglo XXI . Es una parte muy importante de la industria de la moda y que sigue evolucionando y creciendo en popularidad.

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar